4 nov. 2011

Shin Angyo Onshi: Demonios, humanos y lazos

Todo lo que podría decir de los autores, quedó dicho en la entrada de la reseña de Defense Devil, así que la  introducción de este manga y sus autores será mucho más corta de lo acostumbrado.

Esta obra nos llega de manos de Youn In-Wan como encargado de la historia y Yang Kyung-Il como encargado del dibujo, con lo que podemos estar seguros de que la obra resultante rezuma calidad en todos los aspectos, algo que no suele darse muy a menudo, pues suelen destacar sobremanera dibujo o historia.

La duración de este manhwa es de 17 tomos, con extras incluidos. Desgraciadamente, a día de hoy este manga no ha llegado a España, pero sí a otros países de la unión europea aunque desconozco si ha llegado a algún país de habla inglesa para poderla importar, pues merece muchísimo la pena.

A modo de resumen, la historia trata sobre los Angyo Onshi, una especie de magos justicieros que tienen como misión acabar con la injusticia y con las guerras. Para ello se valdrán de unos amuletos mágicos llamados mahai que les permiten realizar invocaciones mágicas para poder luchar contra sus enemigos. El protagonista, Munsu, se verá obligado a hacer un viaje para derrotar a su viejo amigo y conocido Aji Tae, que se ha transformado en la encarnación del mal ¿Podrá conseguirlo o caerá antes de llegar a cumplir sus objetivos?

Es una historia realmente larga, y algunos capítulos y arcos argumentales dentro de esta se notan claramente independientes respecto al argumento principal, pero aún así, la historia es bastante atractiva y sigue una línea clara. A mí personalmente, se me han quedado grabadas varias historias de este manga a fuego en la memoria, pero sobre todo la de la princesa y su amante, cuyo final, es cuanto menos, inesperado. No podría esperar nada menos de los autores de dos de mis mangas favoritos, Defense Devil y March Story.

Los personajes tienen bastante carisma, y para mí, a pesar del protagonista, el que más me gusta de todos es Aji Tae, el enemigo declarado del protagonista. Tiene esos puntos que malvado que enamoran y además, según se vas desvelando su historia te das cuenta que no es simplemente una figura malvada para dar excusa a la historia, si no que tiene vida propia y una personalidad muy marcada que le hacen muy atractivo como personaje. Y detrás, Munsu, el protagonista, que también posee una profundidad bastante marcada, y que cuanto más se acerca el manga a su final, más conseguimos conectar con él, a todos los niveles. El resto de personajes, también posee una personalidad muy marcada, que al principio en todos (incluidos protagonista y antagonista) son un poco superficiales, pero según se avanza, cada uno comienza a tener vida propia. Creo que pocos manga me han hecho fijarme tanto en todos los personajes.


A la hora de hablar del dibujo en Shin Angyo Onshi podemos decir que quitando unos cuantos capítulos al principio que son un poco toscos, el resto son pura delicadeza y limpieza, tal y como suele suceder siempre en los mangas de estos dos artistas.

El entintado posee un nivel magistral, en trazo, detalle, texturas... es decir, todo. No puedo quejarme y los mangas con un entintado así de cuidado son mi debilidad, así que también soy un poco "injusto" al tirarle estas flores a este tipo de mangas.

El diseño de personajes es bastante variadito y conseguido, se nota que el artista no es japonés y que tira por diseños de otras culturas e influencias, dándole un aire bastante distinguido a la obra, y hay personajes de todos los tipos, lo que hace que no haya una sensación de repetición de personajes con distintas facciones una y otra vez.

Los escenarios también se aprovechan bastante de la versatilidad del autor, que tan pronto realiza un fondo de estilo colonial británico, como un castillo de la edad media, o un poblado coreano o japonés. Todos los escenarios están recreados con una particular belleza, ya sean edificios o naturaleza.

El dibujo de Shin Angyo Onshi no dejará indiferente a ninguno, su belleza cautiva a todo aquél que posa sus ojos en esta obra, y te la puedes leer veinte veces, que siempre te saltarás algún detalle. Muy alto el nivel de esta obra y el cariño que el autor le ha puesto.


Como conclusión, si os gustan los mangas con alto nivel artístico, una buena historia y que dejen buen sabor de boca, este manga es un imprescindible. A mí me dejó con una impresión excelente y el día que traigan esta magnífica serie a España, iré corriendo a mi tienda más cercana a comprármela sin dudarlo (aunque me dijeron que había planes de traerlo, pero las ventas de Defense Devil, que no han sido demasiado buenas pero tampoco malas, no dan muchas esperanzas).

No hay comentarios: