1 oct. 2010

Un año duro, camino incierto, pero con la cabeza alta

Este año, será (creo yo), por fin el último de Bachillerato artístico, en el que me esforzaré, para aprobarlo todo de una sola vez. Y así me libraré, de una pesadilla, que me ha encadenado durante muchos años, y podré empezar a mirar más allá de lo que solía mirar. A algo que en ningún momento (supongo que por estupidez...), se me había ocurrido, ilustración.

Reconozco por un lado, que estoy aterrado, de comenzar algo distinto para mí, quizás sea fruto, de los años que me he pasado en bachillerato, debido a un problema u otro, y tengo miedo de cambiar la rutina, y enfrentarme a algo que sea superior a mí. Pero recuerdo, que ya me enfrenté 2 años seguidos, casi 3, a algo que más que grande, era titánico, y lo superé, aunque con dificultades. Tengo miedo a no acabar todo este año, y verme retrasado otro año, en mis planes.

Por otro lado, he decidido, aún a pesar de las insistencias de mis padres en que me quede, en estudiar fuera de casa, y tengo mis motivos para tamaña y radical decisión. Además de que ya tengo una cierta edad... 22 años (cumplidos hace poco), quiero cambiar de aires, y enfrentarme, contra esa realidad  que todos debemos afrontar. La realidad de independizarse, y trabajar y estudiar fuera. También hay otro motivo, que poco a poco, se ha convertido en el más importante para mí, y me está dando fuerzas, para hacerlo todo, moverme, estudiar, hacer pequeñas cosillas, y sentirme especial, una persona que poco a poco, se ha hecho un hueco en mí (no ese tipo de guarrerías, malpensados) y que no quiero dejar escapar, pues es una persona, como jamás encontraré.

Y también, que se me olvidaba, pero no menos importante, son las fuerzas, que me dan mis amistades, que me apoyan, me animan, y aguantan mis puntos de negatividad y tontería pasajeras. A ellos, les debo mucho, más de lo que piensan, y creo, que de momento, en esta vida, jamás podré pagar, todo lo que están haciendo por mí.


Debo decir, que he tomado la decisión de ponerme serio este año, y por ende, intentar darlo todo, para poder terminar ya con esta pesadilla y cambiar a otra etapa de mi vida. Será duro, sufriré, dormiré mal, y tendré ataques de nervios, pero confío que todo ese sufrimiento, me ayude a pasar página en la historia de mi vida. Y poder así disfrutar de lo que me queda por vivir, tanto lo bueno, como lo malo.

Esto no quiere decir que abandone el blog, si no que me vereis, menos aún el pelo por aquí, que por cierto, ya poco me lo veíais, pero por aquí andaré. Agradeceré muchísimo, los ánimos y consejos que podais darme, por que aunque poco a poco, y parezca que camine solo, sois todos vosotros, la mujer que amo, mis amigos, mis conocidos y desconocidos, las fuerzas para seguir adelante por un camino sinuoso.

Muchas gracias por todo, y a todos.