21 ene. 2011

Jojo's Bizarre Adventure [Stardust Crusaders]: Stands, viejos enemigos y más aventuras

Y tocamos por fin mi parte favorita de Jojo's Bizarre Adventures, la que más mola en todos los sentidos. Hay otras 4 sagas más pero ninguna llega ni de lejos al nivel de esta en casi todo (el dibujo mejora infinitamente en otras sagas).

Se puede obtener en inglés esta saga gracias a Viz Media, y yo lo pude descubrir gracias a que mi amigo Jeparla, que me lo enseñó y me dejó alucinando. Aquí ojalá la trajese Norma o (aunque lo dudo mucho con los problemas que anda pasando) Glénat (y encima, Marc Bernabé ya me contesto por twitter que no se traería esta serie por que es muy arriesgado...), así que cuando pueda y tenga un poco más de dinero, pediré la saga entera en inglés.

Esta tercera saga posee el nombre de Stardust Crusaders y siguendo la línea de sus predecesores, lo extraño y lo bizarro son algo común, pero siempre con otra vuelta de rosca más a lo previamente establecido, cosa que ya es dificil de superar (y que en algunas sagas posteriores roza casi la locura).

La historia comienza con la visita de Joseph Joestar a su hija en Japón, Holy. Esta se encuentra muy preocupada por su hijo Jotaro Kujo, que se ha encerrado en una celda para evitar dañar a la gente de su alrededor debido a que cree haber sido poseído por un espíritu maligno. Cual será su sorpresa cuando descubra que no sólo no es un espíritu maligno, si no que además hay otros que comparten su poder y llaman a estos espíritus stands. Pero de repente, Holy cae enferma a causa de su propio stand, que a menos que exterminen la causa que ha hecho surgir estos misteriosos poderes, consumirá la vida de su propia dueña.

Lo primero, recordaros que tenemos en Jotaro Kujo otro Jojo (JOtaro KuJO), para que vayais dándoos cuenta de lo gracioso que es este asunto del nombre del manga y el sentido que tiene. Para mí, tiene la historia más trabajada y conseguida de TODAS las sagas que hay actualmente de JoJo's Bizarre Adventures, y sobre la que se asentarán la inmensa mayoría de historias posteriores.  Es la saga que me hizo convertirme en fan de Jojo sin dudarlo. Si la leeis sabreis la razón de esto.


El trazo de esta saga es mucho mejor que el de la anterior, sobre todo en el final, donde ya se nota donde va a empezar a dirigirse el estilo de Araki. Aún no ha llegado al punto en el que llegará más adelante, pero ha mejorado mucho desde la primera saga. No es un trazo como a mí me gusta, o mejor dicho, como me gustará en otras sagas. Aún le queda mucho que pulir.

La anatomía aquí está mucho más controlada y no tan supermusculada como previamente, más estilizada, aparecen incluso personajes con distintas complexiones, algo que se agradece enormemente en esta saga. Aunque aún le pega algunas patadas a la anatomía humana y no me refiero a las posturas imposibles (que son otra marca de la saga) si no a ciertas proporciones, que aunque están mejoradas respecto a lo anterior, siguen siendo bastante inventadas.

Los diseños de Hirohiko Araki parecen no acabarse, siempre distintos entre sí y con el toque distintivo de la casa. Me encanta TODO, personajes, stands, ropas, armas... no hay cosa que no se toque en este manga. Sé que hay cosas que son una horterada, pero es que son simplemente geniales.

Los escenarios están muy trabajados y son muy variados, ofreciéndose desde institutos japoneses, casas japonesas, aviones, ciudades extranjeras... muy impresionante la verdad. No tengo quejas, eso sí, es lo menos trabajado del apartado gráfico, pero no hay que despreciarlo.

En resumen, no es una joya gráfica, pero mejora mucho cuando vas llegando al fin de la saga, y vas viendo lo que puede llegar en otras. Cumple y le doy un nivel medio de dibujo, de momento, lo que se merece.


Cuando digo que es mi saga favorita, y digo que el dibujo es una mierda, ya tiene que ser buena la historia. Lo es, y simplemente no hay otra saga mejor que esta (si hablamos del conjunto en general, por que en dibujo NO). Recomiendo encarecidamente su lectura que seguro que más de uno o una le gustará por lo extraño y entretenido que resulta. Una obra maestra en tu estantería, los 16 tomos de los que se compone son geniales.Si no lo lees, te perderás una de las obras más interesantes y únicas del shonen.